segunda zona

audio y descripcion

En este punto, al dirigir la mirada hacia la entrada, es posible ver cómo la parte excavada se adosa, prolongándola hacia el exterior, a la parte construida del hipogeo de San Giorgio, con una característica arquitectura de bóveda conocida como “lamione”. El lamione es, de hecho, una estructura de un único ambiente iluminada por una sola abertura que, reproduciendo la morfología de la vivienda subterránea, lleva la forma de una construcción sobre el suelo de la cueva original, matriz de todo tipo de vivienda.

El cuerpo central es la parte más antigua de este complejo que fue excavado, probablemente alrededor del año mil, para albergar la Iglesia Rupestre de San Giorgio, lamentablemente hoy poco reconocible debido a las importantes modificaciones sufridas en el sitio como resultado de sus diversos usos posteriores. En el nivel del suelo, a la derecha y a la izquierda, se pueden observar los vestigios de un muro de roca sobre el cual se apoyaba un muro divisorio derribado en tiempos recientes, probablemente coincidente con el iconostasio de la iglesia original de San Giorgio.

Un poco más allá, siempre mirando hacia la entrada, hay una hendidura circular de aproximadamente 3 metros de diámetro y 80 cm de profundidad. Era el alojamiento de la base del lagar, es decir, de la piedra de molino del molino de aceite. Después de que el molino cayó en desuso, la amplia hendidura fue llenada de tierra, por lo que, en el momento del último y reciente restauración, aparecía homogénea con respecto al nivel del suelo. La presencia de un surco de erosión alrededor de la hendidura, presumiblemente excavado por el pisoteo diario del mulo que tiraba de la palanca de rotación de la piedra de molino, llevó a realizar excavaciones y descubrir el alojamiento del molino. Son visibles, un poco más arriba de la hendidura circular, las cavidades de ensamblaje de la estructura portante de madera del antiguo lagar.

En el lado izquierdo de la hendidura se pueden observar dos agujeros circulares cuyas paredes están cubiertas de ladrillo triturado. Probablemente se trate de dos dolias para contener el aceite. De los dos, el más cercano a quien observa fue posteriormente transformado en una cisterna y dotado de un canal de conducción. En la pared derecha, en correspondencia con la alcoba, se puede ver claramente el conducto que en su tramo inicial se desarrolla en forma vertical y luego continúa en el suelo a través de un canalón construido con bloques de toba modelada.

Al girarse hacia la pared trasera, más allá de la hendidura para la piedra de molino, a la derecha se puede observar otra cisterna, pero sin canales de conducción de agua, posiblemente utilizada como depósito de aceite. El pequeño orificio muestra marcas de haber tenido una tapa metálica. En la pared derecha, antes del orificio, solía haber un lavabo enlucido, posiblemente un silo para el almacenamiento de las aceitunas.

Al volver nuevamente hacia la entrada, más allá de los dos dolias y en el lado izquierdo, se pueden ver los restos del ladrillo triturado que revestían dos tinas para la pisada de la uva, que se remontan al período en que la cueva fue convertida en una bodega, presumiblemente entre mediados del siglo XVII y principios del siglo XVIII. Las dos tinas, hechas a partir de un solo bloque de piedra, quedaron en desuso cuando cesó la producción de vino, y fueron desmanteladas y reducidas a bloques de toba para ser reutilizadas según fuera necesario.